Crónicas y columnas

PRECAUCIONES AL TATUARSE

251vistas

Los tatuajes son un servicio creciente. Sin embargo, en general, los consumidores ponen su piel en manos de un tatuador sin saber qué tipo de tintas utiliza o si el producto cumple con mínimas condiciones y advertencias de rotulación.


En Chile un 10% de las personas entre 12 y 22 años tienen un tatuaje, cifra que se eleva a un 20% de la población por sobre 18 años. De ellos, un 44% se realizó al menos un tatuaje de forma amateur, esto es, en el comercio informal o con un amigo, siendo las zonas más tatuadas la espalda y brazos.
Por eso el SERNAC realizó un estudio para analizar la composición y rotulación de estos productos para saber si están cumpliendo con mínimos estándares para resguardar la salud de los consumidores.


La investigación concluyó que al menos tres marcas contienen hongos, y como este tipo de producto es inyectado en el cuerpo, su presencia podría provocar infecciones y otras enfermedades en la piel, como reacciones alérgicas u otros daños más severos en casos de personas con sistemas inmunes deprimidos.


Asimismo, este estudio encontró que algunas marcas contienen trazas de Níquel, sin advertirlo en la rotulación. Este elemento químico puede provocar reacciones alérgicas en las personas, por lo que es importante su rotulación y advertencia.


En relación a rotulación, todos los productos indican los componentes de la
formulación. Sin embargo, sólo tres están en idioma castellano. Eso dificulta al consumidor y al tatuador acceder a información relevante, como advertencias de uso y cuidado.


Por lo anterior, el SERNAC denunciará a la justicia a las marcas que no cumplen con la rotulación ni la seguridad de su composición.
Por otro lado, los resultados de este estudio serán compartidos con las autoridades de salud para que analicen si existe alguna infracción en el marco de los estándares sanitarios nacionales.


Los resultados de esta investigación servirán para que el consumidor pueda elegir aquellas marcas que presentan un mejor desempeño general y con ello un menor riesgo a la salud por cumplir tanto en los ajustes microbiológicos como presencia de contaminantes.


Por eso, si un consumidor decide hacerse un tatuaje, es recomendable que tome en cuenta algunos consejos, entre ellos, hacerlo en un local establecido que cuente con las autorizaciones sanitarias correspondientes; realizarse pruebas alérgicas antes, y previo a la realización del tatuaje, solicitar al tatuador el envase original de la tinta para verificar, por ejemplo, la fecha de vencimiento.

EFRAÍN CONTRERAS
DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC. REGIÓN de El Libertador B.O’Higgins

Leave a Response