Crónicas y columnas

LA NOCHE DE SAN JUAN

Por Rodrigo Aránguiz Dunstall-Hills, Historiador y Cronista de Machalí, Conductor de Buenos Momentos en Radio Machalí

 

Cada 23 de Junio volvemos nuestra mirada al pasado a nuestra infancia, en el caso de este Cronista , nos trasladamos al apacible Machalí de los años 70-80, donde se deslizo mi infancia y juventud, en viejos caserones de adobes que abundaban en los numerosos callejones de Tierra con cercos de zarzamora que adornaban el paisaje pueblerino de esos años, donde cada mañana el olor a campo, el sereno y la fría escarcha nos recordaban que estábamos en tiempos de fines de otoño esperando la llegada del Crudo Invierno.

Tiempo de charlas en la frías noches alrededor de un gran brasero en compañía de Abuelos y tías que nos contaban las leyendas que pasaban de generación, en generación entre las historias que cada año atraían el interés de niños y jóvenes estaba la “Noche De San Juan” antiquísima tradición que se asocia a la celebración de los solsticios y fiestas paganas de la vieja Europa que llegaron también a la América Morena y a nuestro Chile donde echaron profundas raíces.

Las pruebas de la Noche de San Juan, llenas de magia, misterios también supuestamente prácticas de brujería en los pueblos eran esperadas con cierto temor por valientes que querían desafiar los misterios que según las rodean.

La llegada del solsticio de Invierno, se celebra en toda nuestra américa, con ritos y tradiciones ancestrales algunos piensan que es la Noche más corta en el hemisferio norte, y la más larga en el hemisferio sur, aunque esto es verdad pero suele ocurrir el día 21 de Junio. Alargándose en ciudades la fiesta hasta el amanecer, la Noche de San Juán ha adquirido la magia de las antiguas fiestas pagana que se organizaron con el solsticio de Invierno.

El rito principal de estas fechas consistía en Europa encender una hoguera, cuya finalidad era “ Dar más Fuerza al sol” que a partir de esos día iba haciéndose más débil, y el fuego cumplía una función purificadora también.

Todos los 23 de Junio a las 24; 00 horas, o 12 de la Noche, los más curiosos y otros calificados de supersticiosos realizaban varios rituales para aprovechar las energías mágicas de la noche de San Juán, pero ¿ De dónde viene esta magia? Todo se relaciona y conecta con el Nacimiento de San Juan Santo de la Iglesia Católica y el Solsticio de Invierno que se celebra el 21 de Junio, donde el sol se detiene y da comienzo al invierno en nuestro hemisferio.

El 24 de Junio se celebra el nacimiento de san Juan, un santo muy popular en diferentes lugares de nuestro país, este es el santoral católico donde el pueblo chileno y del mundo acoge las mayores tradiciones, y pruebas paganas propias de los celtas y otras tribus del Viejo Europa que se fueron chilenizando con el correr del tiempo. No olvidemos que san Juan es el Patrono de Machalí, una de sus principales calles y el principal Cerro llevan su nombre, fue una fuerte tradición celebrada en esta comuna minera y precordillerana la procesión de San Juan que se realizó hasta fines de la década de los 60. Donde se paseaba por todo el pueblo la imagen del Santo Patrono de Machalí.

Esa Noche del 24 de Junio que es la más larga del año, celebración pagana que se pierde su origen en la noche de los tiempos, porqué nace antes que el Cristianismo, después pasa a asociarse al Nacimiento de San Juán, Los celtas encendían fogatas para aumentar el brillo y el calor del astro rey el Sol, ya que en el solsticio de invierno el sol se detiene, y ellos pensaban que con las fogatas aumentaban el vigor y el brillo del Sol que era más débil en ese momento, dando paso al frio invierno en el hemisferio Sur.

Entre las pruebas más conocidas en Chile tenemos sentarse debajo de una higuera, esperando que florezca la higuera y se llene de flores, según las creencias quienes logran sortear los extraños ruidos, aullidos, lamentos, serpientes, seres deformes y extraños y hasta el mismísimo diablo, esa valentía tendrá su recompensa ver la higuera llenarse de flores, debe subirse al árbol tomar una sola flor y ponérsela en el pecho y después bajar del árbol, al día siguiente desaparecerá la flor y el valiente y osado varón o dama se transformará en rico y poderoso para siempre.

Podríamos escribir una novela con todas las historias de las noches de San Juan, que más de alguno ha vivido o intento realizar las pruebas en algún momento de su vida, pero el espacio no los alcanza para tal proeza narrativa por lo menos en una sólo crónica, nombraremos otras pruebas: Invitar un desconocido a la casa, El futuro según las tres papas debajo de la cama, el reflejo en el espejo, Enterrar tres porotos con los nombres del futuro esposo o esposa, salir a buscar tesoros, la prueba de la tinta entre otras más.

Últimamente en Chile y en Machalí se ha comenzado a practicar una vieja tradición que data de miles de años, que practicada en España y también por los celtas y Druidas en reino Unido y Europa en General, que consiste en hacer una hoguera y quemar un papel con todo lo malo que queremos que desaparezca de nuestras vidas, como además quemar en la hoguera un mono que represente al mal, para tener buenos augurios en los meses venideros, unos lo llaman quemar a Judas.

Tal vez, en una cosa tenemos que coincidir todos que las Pruebas de las Noches de San Juán en algún momento desafiaron nuestro valor, y nuestros espíritus curiosos, aventurero y fuimos capaces de enfrentar valientemente al miedo y osamos ir tras la flor de la Higuera la que nunca pudimos coger, no matemos el encanto de estas viejas tradiciones que han acompañado al hombre en busca de respuestas y misterios sin resolver. Tú quizás realizaste más de una vez el esfuerzo de ir a convencerte por ti mismo si era verídico o no lo de las pruebas de La Noche De San Juan, en una de esas te resulto.

Crónica escrita en Forma exclusiva para Radio Machalí.cl

Hasta la Próxima amigos!!

 

 

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar